PREGONANDO PREGONANDO

Osvaldo Giordano: “No hay razón por la cual se pueda reactivar la economía con las condiciones actuales”

El exjefe de la Anses y actual titular del Ieral cree que la salida de la crisis o la sostenibilidad del ajuste fiscal y de la baja de la inflación dependen de que Milei logre aprobar las reformas en el Congreso; “El Gobierno no ha mostrado capacidad política y de gestión”, afirma

Argentina 12/05/2024 pregonando pregonando
osvaldo giordano
osvaldo giordano

Osvaldo Giordano tuvo un paso fugaz por el gobierno de Javier Milei. Fue el jefe de la Anses hasta febrero, cuando el fracaso legislativo de la ley ómnibus hizo enfurecer al Presidente, quien lo desplazó después de tildarlo de “traidor”. Tras ser eyectado de su cargo, Giordano, exministro de Finanzas de Juan Schiaretti, regresó a Córdoba, donde recaló como titular del Ieral, de la Fundación Mediterránea, el think tank que sirvió de plataforma política de Domingo Cavallo.

Alejado del mundo libertario, Giordano detecta aciertos y errores del plan del Gobierno. Le inquietan los efectos del clima recesivo y, ante todo, alerta sobre las fallas de la gestión y los riesgos de la falta de pericia del Presidente para instrumentar medidas. “Hay que acelerar las reformas, no la devaluación; ahí está la clave del éxito de Milei”, remarca en una entrevista con LA NACION.-¿Detecta más aspectos positivos que señales alarmantes cuando analiza los datos sobre la situación económica? ¿Es optimista o pesimista sobre el futuro?

-Lo más rápido que se vio fue el golpe inflacionario, la licuación de ingresos a niveles incluso más bajos que en el 2002, y eso naturalmente repercutió en el nivel de actividad económica. Los indicadores de marzo confirmaron una fuerte caída de la actividad. Y ese es el dato más negativo del contexto que vivimos.

El aspecto más positivo o el dato más alentador es el que destaca el Gobierno: por primera vez, se ha instalado con suma convicción la necesidad de tener cuentas públicas equilibradas, algo inédito para la Argentina, que tiene más de medio siglo de déficit fiscal permanente.

 
-Milei repite que la inflación “caerá como un piano”. ¿La tendencia a la baja se va a consolidar o al Gobierno le costará reducir la tasa del 6 o 7%, como pronosticó Domingo Cavallo en los últimos días?

-Está claro que la inflación baja y se reduce, probablemente, más de lo que esperábamos en principio. El logro es significativo en ese aspecto. A futuro hay dudas respecto a que esto se pueda mantener y, sobre todo, que se pueda reactivar la economía, porque no es solo una cuestión de bajar la inflación, sino la necesidad de salir rápido de esta recesión o depresión económica.

En ese punto entran las dudas que se extienden a la sostenibilidad del equilibrio fiscal, porque éste se ha logrado con procedimientos muy rudimentarios, mucha licuación y postergación de gastos. Eso no le quita mérito, pero señala una alerta respecto a la sostenibilidad.

-¿Milei requerirá de reformas para que el ajuste fiscal pueda ser exitoso y sostenible en el tiempo?

-Para darle sostenibilidad al equilibrio fiscal, a la baja de la inflación y, sobre todo, lograr una reactivación lo más rápido posible, es central, decisivo, crucial e imprescindible el proceso de reformas y de transformaciones.

El Gobierno ha planteado muy bien los temas -si uno lee el Pacto de Mayo, ahí estaría todo o gran parte de lo necesario-, pero muestra debilidades a la hora de implementarlo.

"El equilibrio fiscal se logró con procedimientos muy rudimentarios, mucha licuación y postergación de gastos"
 
-¿Se refiere a la falta de capacidad política del Gobierno para instrumentar las reformas?

-Hay tanto debilidades políticas, porque este es un gobierno con poco peso político, tanto en el Congreso como en las provincias, pero también debilidades de implementación. Es decir, cómo llevar a la práctica esas reformas. Y ahí se define todo.

Muchos ponen énfasis en la política cambiaria, en el cepo o en cuestiones coyunturales, pero la clave está en acelerar ese proceso de reformas que está esbozado, pero que hay dudas en torno a si se va a llevar a la práctica o no.

  
Giordano fue desplazado por Milei de la Anses tras el fracaso de la ley ómnibus en el CongresoPrensa
-El Presidente está obsesionado con el ajuste presupuestario. ¿Cuál va a ser el motor de la recuperación si Milei jura que nunca va a apelar al gasto público? ¿Las inversiones que atraigan las reformas?

-Claro. Imagine un escenario donde haya una profunda reforma tributaria, con un sistema más racional, en el que se termine de hacer la reforma laboral o se haga una reforma previsional que le da sostenibilidad a la cuenta pública, y una integración inteligente en el mundo. Todo ese condimento hace que cambien drásticamente los incentivos para invertir, generar empleo y mejorar los ingresos de la gente. Y ahí la reactivación se dará por todos lados.

No hay un sector en particular que nos va a salvar, sino que es necesario generar un contexto favorable en general para que sea más fácil generar empleo o exportar, y haya previsibilidad para poder desarrollar proyectos de inversión.

-Mientras logra ese paquete de reformas, que se demora en el Senado, y se firma el Pacto de Mayo, ¿el país se encamina a una recesión prolongada o a una depresión?

-No hay razón por la cual se pueda reactivar la economía con las condiciones actuales. Por eso, me parece clave lo que pasa en el Congreso. No solo por lo que significa la reforma, sino en términos de dar una señal de que el Gobierno supo tener la capacidad y la pericia política para hacer estos cambios que son tan difíciles. Si sale esta ley, uno puede suponer que después saldrá el Pacto de Mayo y, después, todas las reformas que están implícitas en ese acuerdo. Ahora, si esta ley se cayera, empezarían a generarse todas las dudas. Con lo que tenemos hoy no nos alcanza para salir de la crisis y la recesión.

-¿Y Milei debería levantar el cepo cambiario para salir de la recesión o le alcanza con aprobar las leyes? Varios economistas alertaron sobre el atraso cambiario.

-Sí, pero no creo que sea lo central. Una devaluación o eliminar el cepo o ambas cosas va a tener otros impactos negativos porque va a generar inflación, más caída de los ingresos y, probablemente, más recesión. La solución no está en el Banco Central, sino en que el Gobierno sea capaz, obviamente con el apoyo de la oposición y otros sectores, de hacer las reformas. Para mí, ahí está la clave del éxito. Hay que acelerar las reformas, no la devaluación.

Si no se hacen las reformas, tal vez, sea menos peor no dejar que se atrase el tipo de cambio.

-Es decir, le inquieta más la falta de pericia política y capacidad de Milei para aprobar las reformas e instrumentarlas que las eventuales falencias técnicas del plan.

-Sí. Es que el problema no está en el Banco Central, sino en el resto. No creo que haya receta de política cambiaria o del Banco Central o del cepo que te eluda la necesidad de hacer las reformas. Si las hacen, lo otro es más fácil.

-¿Se hará más fácil la eliminación del cepo?

-De alguna manera irás más rápido o más despacio con el cepo y se verá cómo queda el tipo de cambio, porque nadie sabe si está en equilibrio o no. Pero son temas menos importantes y más fáciles de resolver. Lo otro es mucho más complejo. Y entiendo por qué le cuesta al Gobierno, ya que por algo llevamos décadas con estas malas reglas de organización. Es un tremendo desafío que requiere una gran capacidad política y de gestión para poder llevarlo a la práctica. Y ahí se juega nuestro futuro.

-Usted fue parte del Gobierno, ¿Milei llegó sin programa, equipos y herramientas para instrumentar las reformas?

-Sí. Yo creo que su gran fortaleza son las ideas claras, lo que llaman la batalla cultural. Y, claramente, ahí se ha hecho un progreso enorme. Nunca en los cuarenta años de democracia estuvo tan claro el rumbo.

La implementación sería difícil para cualquiera, por lo tanto, se necesita una enorme capacidad política y de gestión que el Gobierno hasta ahora no ha mostrado. En el caso político, porque al ser una fuerza nueva, tiene enormes minorías. Y en el caso de la gestión, vemos que van rotando funcionarios. Es decir, no hay un grupo compacto. Se necesita un ejército muy grande en todas las áreas del Estado que precisan reformas y donde hay un enorme atraso, muchísimo conservadurismo, resistencia e intereses que te ponen en trabas.

"Hay que acelerar las reformas, no la devaluación; ahí está la clave del éxito de Milei"
 
Así como el Congreso requiere mucha pericia cuando sos minoría, dentro del Estado se precisa mucha fuerza porque en cierta medida sos minoría frente a la cantidad de trabas que hay y que te impiden llevar la práctica las reformas.

-¿Fue un error de Milei no incorporar más cuadros de Pro o de Schiaretti, con mayor experiencia en el Estado?

-Lo relevante no es de dónde lo armás, sino tener un equipo compacto y amplio. En los noventa, Cavallo no estaba solo, sino que había un equipo grande que se conocía de memoria y que en cada área trabajaba en el mismo sentido.

-¿La marcha universitaria fue un punto de inflexión? ¿Ve una versión de Milei menos dogmática y más flexible? Concedió múltiples cambios para aprobar la ley bases.

-Sí, hay un cambio en el reconocimiento a la oposición dialoguista en Diputados. No se había tenido antes esa actitud y, por eso, fracasó el primer intento. En ese sentido, es positivo que se haya aprendido la lección.

Respecto del tema de la marcha universitaria, creo que fue un error haber llegado a ese punto, porque con un poco de flexibilidad y pericia se podría haber evitado. Las universidades no tienen un peso relevante en el presupuesto público. No es decisivo en el plan de ajuste que tiene el gobierno.

  
Osvaldo Giordano, exministro de Finanzas de Schiaretti@GiordanoOsvaldo
-¿Eso ocurre porque Milei se sobregira en la “batalla cultural”?

-No lo sé, pero un gobierno es demasiado grande y complejo como para que un grupo tan reducido de gente haga todo. Hay una falla en ese punto. Vemos que todos los días hay un funcionario que cambia. Eso te quita coherencia, capacidad de trabajo y se te escapa esta tortuga, como la de las universidades.

"Una devaluación o eliminar el cepo va a generar inflación, más caída de los ingresos y recesión"
 
-¿El accidente de trenes en Palermo es un llamado de atención al Gobierno en su idea de desmantelar el Estado?

-Cuando estás en el Estado, hay un estrés permanente, porque uno no sabe dónde te puede aparecer un problema. Es inevitable que te pase, pero mientras más débil sos vos en la conducción o menos equipo tenés, más disperso y expuesto estás.

-Martín Lousteau dijo que el Régimen de Incentivo para Grandes Inversiones (RIGI) es demasiado generoso y alertó sobre los beneficios fiscales que ofrece a las empresas extranjeras. ¿Concuerda con él?

-En el Ieral y en la Fundación Mediterránea siempre hemos creído o tenido como principio general que es mucho mejor tener reglas generales iguales para todo el mundo que regímenes especiales. Cualquier tratamiento especial no es la mejor opción.

El argumento del Gobierno es que se los va a dar a estos proyectos que tienen un ciclo de evaluación largo y es entendible, pero no quita que sería mucho mejor que sea para todos. Ahora, seamos sinceros: tampoco es la primera vez que en la Argentina hay un tratamiento especial. Están desde la industria del conocimiento o los regímenes de promoción industrial.

-¿Milei debería atacar los regímenes especiales de Tierra del Fuego o Mercado Libre?

-Como principio general habría que tender a eso. Lo que pasa estás partiendo de una situación tremendamente difícil y, entonces, aparece el argumento de que son inversiones muy grandes que de lo contrario no se van a hacer y que su ciclo de maduración dura varios años…

-¿El RIGI puede dañar a la industria nacional?

-Puede ser, pero también hay encadenamientos que lo pueden favorecer. Es tan difícil saber qué proyectos van a entrar y cómo se van a configurar. Yo no me animaría a decir si en ese sentido va a jugar en contra o a favor. Lo que sí es clave entender de que no es lo deseable en un país normal. Hoy no lo somos y, por lo tanto, entiendo que se apele ese tipo de cosas.

Es lo mismo que las moratorias. Un país serio no hace moratoria porque es un castigo a los que cumplieron. Pero, en un país con tan larga tradición de evasión y de no cumplimiento, estamos casi acostumbrados a esta gimnasia de que cada pocos años hay una nueva.

"Si no acelera las reformas, Milei va a tener que ceder más temprano que tarde, ya sea por presión social o fallos de la Justicia"
 
-¿Respalda la reforma previsional que hizo Milei por DNU?

-Un DNU no es una buena opción frente a uno de los pocos temas que la Constitución lo tiene contemplado explícitamente y en el cual hay una frondosa jurisprudencia de la Corte en relación a que es el Congreso el que lo tiene que fijar. Además, tiene un empalme con la vieja fórmula que no es bueno. Es decir, hay un montón de aspectos de vulnerabilidad que llevan a agravar un problema endémico en la Anses, que son los juicios.

Ese decreto es muy riesgoso, así que sería bueno que el Congreso rectifique eso y lo mejore a través de una ley.

-El Presidente dice que la carga del ajuste recayó sobre la política, no sobre las jubilaciones y los salarios. ¿Esa afirmación es parte de un relato?

-Los datos del Ministerio de Economía muestran una baja del gasto muy importante. Esto, junto con el impuesto país por el lado de los ingresos, es lo que explica el superávit financiero, que es inédito y muy meritorio. Ahora, dentro de la baja del gasto, prácticamente el 40% de esa reducción la explican las jubilaciones. Después, en orden de importancia, aparecen los subsidios, inversiones y transferencias a las provincias.

-¿Ese superávit es un poco ficticio? Hay un conflicto con Cammesa por la deuda.

-Sin sacarle mérito e importancia al superávit, aparecen todos estos “peros”. Uno es el que usted señala; o los gastos y deudas que la contabilidad pública no registra como tales, cuando en realidad lo son. Incluso el tema de las jubilaciones. Si estos cambios llegan a generar juicios, es una postergación del gasto. O, por ejemplo, las inversiones en mantenimiento. Si no se mantiene una ruta, en realidad, no bajaste el gasto, los postergaste porque el bache se te va a hacer más grande y en el futuro va a tener que gastar más para poder repararlo.

Por eso, lo central son las reformas para que el gasto, además de más justo y equitativo, sea más sostenible tanto desde el punto de vista financiero como social.

-Milei reculó con obras sociales y posterga subas de tarifas, ¿son muestras de que hay menos tolerancia social al ajuste?

-Me parece que sí. Ante los buenos resultados fiscales, puedo flexibilizar algunas cosas. Es discutible si era mejor esto o lo otro, pero con las tarifas buscan dar un alivio y hacer más digerible el aumento.

-¿Empezar a ceder ante las presiones se puede convertir un problema para el Gobierno? Eso ocurrió con Raúl Alfonsín y el plan Austral.

-Bueno. Si no aceleran las reformas, más temprano que tarde van a tener que ceder. O ceden por la presión social o porque las eléctricas les meten un amparo en la Justicia, o porque van a tener que hacer inversión porque ya no se puede transitar la ruta y el bache es demasiado grande.

Por lo tanto, esto no se resuelve poniéndose más duro y diciendo “no” a todo el mundo, sino buscando una manera alternativa de ordenar el Estado, que se hace a través de las reformas. El tema es si el Gobierno está buscando la solución de fondo, porque esta no es sostenible.

"El Gobierno no ha mostrado capacidad política y de gestión para implementar las reformas"
 
-¿La Anses y PAMI siguen siendo fuentes de poder para repartir cargos y comprar lealtades en la gestión de Milei?

-Honestamente, no sé qué está pasando. Nosotros hicimos una baja de unos 500 cargos. Nuestra estrategia era hacer una reducción importante del gasto. No le veo valor político a esto de estar repartiendo cargos y dañar mucho el Estado, porque genera una pésima señal interna. Es lo que siempre se hizo y así no fue.

-¿Y nota una política agresiva del Gobierno para reducir los cargos políticos o, más allá de los anuncios de “motosierra”, hay cierta continuidad con el kirchnerismo?

-Habrá que esperar los números para estar seguro de eso. Por ejemplo, si estos 500 cargos directivos de Anses son bajas definitivas. Si gradualmente se empieza a ceder, porque la política pide… No me atrevería a opinar qué está prevaleciendo, porque no lo sé.

-Antes de irse del Gobierno, detectó el caso de los seguros. ¿Esas estructuras siguen funcionando en el gobierno? ¿O ve que Milei avanzó para cortar con la corrupción?

-Nosotros lo que hicimos fue suspender y no renovar el seguro, que estaba ahí y que llamaba la atención, por el volumen de recursos que implicaba. Había alternativas que visiblemente eran más económicas. Y de eso está lleno el Estado. A mí me sorprendió que tuviera tanta trascendencia esto cuando en realidad tomamos muchas decisiones que iban en la misma línea y tenían una magnitud parecida. Nuevamente, va a llevar tiempo evaluar cuánto se avanzó en corregir esa deficiencia del Estado. Está tan mal organizado que hay enormes oportunidades para bajar gastos, mejorar servicios, en base a un nuevo criterio de gestión.

-En el Pacto de Mayo, Milei propone rediscutir la coparticipación federal y la reducción del gasto público en torno al 25% del Producto Bruto Interno. ¿Son propuestas practicables en ese contexto?

-Yo creo que es viable y, sobre todo, en el caso de la coparticipación es imprescindible, porque el régimen actual es muy perverso. Es un tremendo desafío y hay que tener una buena estrategia. Pero es muy necesario hacerlo para romper estos incentivos perversos y ayudaría mucho a la baja de gasto.

Obviamente, bajar a ese nivel de gasto no es algo que lo puedas hacer de un día para el otro, pero si se cambian los incentivos, se puede lograr reducir tanto a nivel de gasto nacional como inducir a que las provincias administren mejor. Ahora no creo que esa baja del gasto se pueda hacer con este régimen de coparticipación o este sistema tributario, que es otro punto que está en el Pacto de Mayo.

-Milei cortó las transferencias discrecionales y la obra pública. ¿Ese plan también es sostenible sin esas reformas?

-Las transferencias no automáticas es un universo heterogéneo que en algunos casos se puede sostener. Es una decisión política. Por ejemplo, los ATN son un manejo totalmente discrecional por parte del gobierno nacional, pero hay otras transferencias no automáticas que están pautadas por leyes, como las cajas no transferidas. El Gobierno está violando una ley. Hay juicios que la Nación va a perder.

Ahí hay otro buen ejemplo de algo que en realidad no es reducción de gasto, sino postergación. Por lo tanto, hay cosas que son insostenibles porque son ilegales.

  
Osvaldo Giordano
-De hecho, hay un reclamo también de la Ciudad de Buenos Aires por el tema de la coparticipación de una sentencia que sigue sin cumplirse en el gobierno de Milei.

-Exactamente. Pero Córdoba tiene por la caja de jubilaciones, como Santa Fe, Entre Ríos y Corrientes. Son un montón.

-Respecto de la Justicia, ¿le llama la atención que Milei haya nominado a Ariel Lijo para la Corte o es parte de una estrategia preventiva ante la chance de recibir fallos adversos?

-Sí. Honestamente, no conozco el tema judicial, por lo tanto, no puedo opinar, pero sí sé que es una persona muy polémica. Me llamó la atención que propusiera a Lijo e, incluso, el tema de la cuestión de género, es decir, no respetar cosas más o menos básicas y que parece que generan más trabas para el tratamiento.

-¿Le preocupan las agresiones del Presidente ante las críticas del Congreso o el periodismo?

-Sí, bueno, yo lo sufrí en mi cargo. Hay gente más impulsiva. El problema es que cuando sos presidente deberías tener algún mecanismo de control de esos impulsos. Es peligroso y genera daño. Y después hay que remontar los daños que provocan esas reacciones.

-A Carlos Melconian lo criticó por su frase sobre “sin fideos ni tuco”. ¿Es saludable que Milei haya postergado la idea de la dolarización? ¿Es realizable?

-Me parece que está en el archivo. Yo no lo veo como algo cercano, que esté en la agenda. No es algo relevante y afortunadamente pasó a otro plan. Lo disruptivo, lo innovador y lo positivo de este gobierno está en la reforma, en lo que plantea en el Pacto de Mayo.

-¿Milei deberá mutar a un modelo más moderado y abandonar los extremos si quiere reformas o cambios sostenibles?

-Los planteos son audaces y eso me parece extremadamente positivo. Si lo logra un apoyo de una mayoría de gobernadores, es un paso enorme y muy meritorio porque no se había logrado antes. Lo otro, la agresividad y la chicana, contamina, no ayuda, te tira dos pasos hacia atrás y te complica para avanzar en lo importante.

Te puede interesar
patricia y

Patricia Bullrich denunció al exsecretario de Derechos Humanos, Pietragalla, por "traición a la Patria"

pregonando
Argentina 25/03/2024

La ministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich presentó este lunes una denuncia contra el exsecretario de Derechos Humanos Horacio Pietragalla Corti por los delitos de Traición a la Patria, Abuso de Autoridad y Violación de los Deberes de los Funcionarios Públicos, previstos en los art. 214, 215 inc. 1ro., 248 y 249 del Código Penal de la Nación.

Lo más visto
cecco cge

CAFESG y el CGE firmaron un Convenio de colaboración mutua

pregonando
Entre Rios 23/05/2024

La presidenta del Consejo General de Educación de la Provincia, Alicia María Fregonese, y el presidente de la Comisión Administradora para el Fondo Especial de Salto Grande, Carlos Cecco, firmaron un Convenio de Colaboración ad referéndum del Gobernador de la Provincia, Rogelio Frigerio.

diputado marcelo lopez

Fue sancionada la ley que incrementa recursos para caminos rurales

Prensa Dip. M Lopez
campo 23/05/2024

En la sesión llevada a cabo este miércoles la Cámara de Diputados de Entre Ríos aprobó de forma definitiva la ley que eleva del 20 % al 50 % el llamado Fondo de Desarrollo y Conservación Vial. La propuesta de legislación sobre esta demanda tan extendida provino del poder ejecutivo, recibió media sanción del Senado días pasados y finalmente ayer quedó aprobada por unanimidad de la cámara baja.